Sacia tu hambre en forma nutritiva

Las ingestión de calorías debe de ser suficiente de acuerdo a las actividades diarias 

Por Ana Cecilia Becerril*

La ingestión de alimentos debe ser siempre suficiente para cubrir necesidades metabólicas del organismo, pero sin llegar a producir obesidad o caer en anorexia. Además, como los diferentes alimentos tienen distinta proporción de proteínas, carbohidratos y grasas, debe existir entre estos tres tipos de sustancias un equilibrio adecuado para suministrar a cada segmento de la cadena metabólica los materiales que necesita. 

Definiciones:

Hambre. El termino hambre significa ansiedad por alimentos y se acompaña de diversas sensaciones subjetivas; por ejemplo, en la persona que no ha comido durante muchas horas el estómago experimenta contracciones rítmicas intensas llamadas contracciones de hambre. Estas producen en el epigastrio (o la boca del estómago) una sensación de opresión o de roído. Incluso cuando se elimina el estómago en su totalidad, las sensaciones síquicas de hambre siguen apareciendo, y el deseo de comer hace que la persona busque el alimento adecuado. 

Apetito. La palabra apetito se emplea a veces como sinónimo de hambre, pero significa deseo especifico de ciertos alimentos y no de alimento en general. En consecuencia, el apetito ayuda al individuo a escoger alimentos con características determinadas. 

Saciedad. Saciedad es lo contrario del hambre. Es la sensación de que la búsqueda de alimento ha llegado a su fin. Suele resultar de una comida satisfactoria, sobre todo cuando los depósitos de alimento del sujeto (tejido adiposo o glucosa) están ya llenos. 

Los centros nerviosos para el control de la ingestión del alimento se encuentran en el cerebro en una región conocida como Hipotálamo. La estimulación de la región lateral del hipotálamo hace que la persona ingiera con voracidad, fenómeno llamado hiperfagia. Por otra parte, si se estimulan los núcleos ventromediales del hipotálamo el resultado será saciedad completa, e incluso en presencia de un alimento muy apetitoso, la persona rehusara comer, fenómeno denominado afagia. Las lesiones destructivas de cualquiera de estas partes tiene un efecto a la inversa produciendo efectos totalmente opuestos que cuando se han estimulado. Por tanto es posible llamar a estos núcleos laterales como centro del hambre o centro de la alimentación, en tanto los núcleos ventromediales suelen llamarse centro de la saciedad. 

En realidad no es tan sencillo el poder explicar en breve lo que es el centro de la alimentación o de la saciedad, puesto que influyen muchos estímulos cerebrales y la mecánica de la ingestión de los alimentos depende mucho de las respuestas nerviosas de dichos centros. 

Sin embargo podemos dividir la regulación de los alimentos en:

  • regulación nutritiva (o regulación a largo plazo), que se refiere primariamente a la conservación a largo plazo de cantidades normales de reservas nutritivas en el cuerpo y
  • regulación alimenticia (o regulación a largo plazo), que se refiere sobre todo a la prevención de una ingesta excesiva de alimento cuando se realiza una comida.

Regulación Nutritiva: cuando se le ofrecen cantidades ilimitadas de alimento a un sujeto en estudio que ha estado en inanición durante mucho tiempo, dicho sujeto puede ingerir mucha mayor cantidad de alimento que cuando se encuentra sometido a una dieta regular. Inversamente, un sujeto que haya estado forzado a comer en exceso durante varias semanas, comerá menos de lo habitual cuando se le permite hacerlo según sus propios deseos. Por tanto el mecanismo de control de la alimentación del organismo esta ligado al estado nutricional.

En resumen, cuando las reservas de nutrientes del organismo caen por debajo de lo normal, el centro de la alimentación del hipotálamo entra en gran actividad, y la persona muestra mayor sensación de hambre. O, al revés, cuando estas reservas nutritivas son abundantes, la persona pierde el hambre y desarrolla un estado de saciedad. 

Regulación alimenticia: cuando una persona que siente hambre come, ¿qué es lo que detiene la ingestión de alimentos cuando ya ha comido suficiente? No son los mecanismos de retroalimentación que acabamos de mencionar, porque todos ellos entran en funcionamiento al menos una hora después de que los nutrientes han pasado a la sangre. Claramente, es muy importante que la persona no ingiera más de lo debido, incluso es deseable que coma en proporción a sus necesidades nutritivas. Para este fin son importantes las siguientes señales:

Llenado gastrointestinal. Cuando se distiende el estómago y el duodeno (intestino delgado), se transmiten señales inhibitorios, principalmente por el nervio vago, para suprimir la actividad del centro de la alimentación y reduciendo de esta manera el deseo de alimento. 

Los factores humorales y hormonales que suprimen la ingesta: colecitocinina, glucagon en insulina. La hormona colecistocinina, liberada principalmente como respuesta a la presencia de grasa en el duodeno, tiene un fuerte efecto directo sobre el centro de la alimentación, reduciendo la ingesta de alimentos.

continúa

*Dra. Ana Cecilia Becerril Sánchez Aldana
Médicina General y Medicina Estética
curriculum

En esta sección:

Sitio elaborado en colaboración con mca.virtual, s.a. de c.v.
México, 1999-2000

arriba