El riñón, la magia de desechar (1/3)--

enfermedades comunes
qué es un cálculo
/
su desarrollo 
qué lo forma / prevención expulsión

Por Ana Cecilia Becerril*

Los riñones son responsables de eliminar los desechos del cuerpo, regular el equilibrio electrolítico y estimular la producción de glóbulos rojos. 

Son dos órganos que forman parte del sistema urinario. Se encuentran situados en la parte posterior del abdomen, uno a cada lado de la columna vertebral. Están rodeados de tejido graso y se extienden entre la onceava costilla y la treceava vértebra lumbar.

El riñón de un adulto pesa unos 170 gramos, tiene unos 12 centímetros de longitud y 6.5 de ancho.

Estos órganos son los encargados de eliminar de la sangre los productos nocivos y, junto al resto del sistema urinario, eliminarlos del cuerpo mediante la orina.

Los riñones actúan como filtro de productos de desecho, productos químicos nocivos, líquidos innecesarios para el organismo, etc. Tras pasar por el filtro de los riñones la orina va desde estos, a través de un largo tubo llamado uréter, hasta la vejiga, donde es almacenada hasta que se elimina mediante la orina.

Cada riñón filtra cerca de mil 700 litros de sangre por día y concentra líquido y residuos en 1 a 3 litros de orina por día. Debido a esto, los riñones están más expuestos a sustancias tóxicas en el organismo que ningún otro órgano; por lo tanto, son altamente susceptibles a lesiones.

También elaboran sustancias que ayudan al control de la presión arterial y que regulan la formación de los glóbulos rojos. 

Sus enfermedades comunes

  • Cálculos renales

  • Cáncer

  • Insuficiencia Renal

  • Infecciones (pielonefritis)

¿Qué es una piedra (o cálculo) de riñón?

Una piedra o cálculo renal está formado de un material duro y cristalino formado en el riñón o en el tracto urinario. El tamaño de estas piedras puede variar de uno milímetro a varios centímetros de diámetro. En algunos casos, aparece una sola piedra y, en otros, más de una. Normalmente, afecta a personas de más de treinta años y, en general, aparece con mayor frecuencia en los hombres que en las mujeres. 

Las piedras de riñón normalmente provocan la aparición de sangre en la orina (muchas veces invisible al ojo humano, sólo detectable por medio de análisis microscópico de la orina) y dolor en el costado, en el abdomen o en la región inguinal. Se dan en una de cada veinte personas alguna vez durante sus vidas son, por tanto, bastante habituales. 

Cuando se forma una piedra pequeña en el riñón, puede desprenderse y salir al exterior junto con la orina sin provocar dolor. Pero, si la piedra es mayor, puede quedarse atrapada en uno de los uréteres, en la vejiga o en la uretra. En este caso puede quedar bloqueado el flujo de orina y causar un dolor intenso, este cuadro de dolor se llama cólico nefrítico.

Een la mayoría de los casos, no es posible averiguar las causas precisas de la aparición de estos cálculos. No obstante, el desarrollo de piedras en el riñón se relaciona con la disminución de la cantidad de orina producida por beber poca cantidad de líquidos o el incremento de la excreción de elementos que forman piedras como calcio, oxalato, xantina o fosfatos.

Existen factores predisponentes genéticos y ambientales (relacionados con las costumbres dietéticas, por ejemplo). 

Los síntomas de las piedras de riñón habitualmente, las piedras de riñón causan dolor, que suele comenzar de forma repentina, es muy intenso y de temporalidad intermitente, no mejora cambiando la posición, y se extiende por la espalda, hacia debajo del costado y la ingle. Casi siempre se acompaña de nauseas y vómitos. En general, los síntomas más habituales son los siguientes:

  • Episodios intermitentes de dolor en la zona de los riñones cada pocos minutos

  • Dolor que aparece en la espalda, bajo las costillas

  • El dolor dura horas o días

  • El dolor desaparece si se elimina el cálculo con la orina

  • Generalmente se acompaña de nauseas y vómitos

  • Puede aparecer sangre en la orina

  • El color de la orina puede ser oscuro o turbio

¿Qué factores facilitan el desarrollo de las piedras de riñón?

Algunos de los factores que predisponen a padecer esta enfermedad son ingerir pocos líquidos, realizar ejercicios continuados sin beber lo suficiente, tomar medicamentos que causan un incremento del ácido úrico o padecer gota (artritis hereditaria por exceso de ácido úrico en la sangre).

Otros factores son la disminución en el volumen de orina por deshidratación o exceso de calor, una dieta inadecuada con demasiado calcio o con carencia de calcio, una historia familiar de piedras de riñón, consumo excesivo de alcohol, reposo en cama durante un largo periodo. 

El contenido de los cálculos puede ser:

  • Oxalato cálcico

  • Fosfato cálcico

  • De la mezcla de ambas sales que es la composición más frecuente de los cálculos. Las causas de su producción pueden ser una o varias a la vez (beber poca agua, exceso de calcio en las comidas o por herencia familiar)

  • Los cálculos de ácido úrico son menos frecuentes y se producen cuando la orina se acidifica. Estos cálculos no se ven en la radiografía (no son radiopacos), por ello para observarlos se precisa la aplicación de contrastes o la ecografía.

  • Los cálculos de fosfato amónico magnésico, son muy agresivos por crecer muy rápidamente, se suelen asociar a infecciones renales.

  • Los cálculos de cistina aparecen en la infancia si existen enfermedades asociadas con alteraciones del metabolismo de la cistina.

Complicaciones que pueden ocasionar los cálculos renales aparte de los dolores que habitualmente se derivan de la presencia de piedras en los riñones o en el sistema urinario en general, pueden aparecer otros síntomas derivados de las complicaciones. Por ejemplo, al descender las piedras por los uréteres se puede producir una obstrucción que podría derivar en una infección, o en daño para el riñón que podría requerir su extirpación quirúrgica. Asimismo, esta infección se puede extender a la sangre (sepsis).

¿Cómo se previenen los cálculos renales?

Una de las soluciones en la que coinciden más médicos es la más simple: beber agua suficiente para que la orina salga clara.

Algunos médicos pueden pedir al paciente que introduzca ciertos cambios dietéticos, que deben ser personalizados. En ocasiones es preciso complementar el tratamiento con medicamentos.

Se realiza el tratamiento del dolor sobre todo en el cólico nefrítico, mediante analgésicos, aumento de la ingestión de agua, dieta blanda y reposo.

En la mitad de los casos el cálculo se expulsa antes de 15 días, y en la mayoría antes de los 2 meses.

Si la expulsión no se da espontáneamente se puede realizar:

  • Litotricia extracorpórea con ondas de choque. Mediante este método se rompen los cálculos en pequeñas fracciones que se pueden expulsar más fácilmente (eficacia del 90%)

  • Endo-urología. Se realiza una punción en la espalda a la altura de los riñones o por los conductos urinarios (uretra, vejiga, etc.)

  • Cirugía. Solo se realiza ante el fallo de los demás sistemas de tratamiento. 

Las medidas preventivas son necesarias ya que la mitad de las personas que han sufrido un cálculo, vuelven a tener otro antes de 10 años.

  • Ingerir 3 litros de líquido diarios

  • La alimentación equilibrada y variada

  • Evitar las infecciones urinarias y tratarlas si aparecen, correctamente.  

segunda parte

 *Dra. Ana Cecilia Becerril Sánchez Aldana
Médicina General y Medicina Estética
curriculum

En esta sección:

Sitio elaborado en colaboración con mca.virtual, s.a. de c.v.
México, 1999-2000

arriba